Doble limpieza coreana: en qué consiste

 

 

Hoy nos centramos en la doble limpieza coreana, una parte fundamental de la rutina coreana. Una rutina hasta hace poco desconocida, pero que ha ido expandiéndose y afianzándose en nuestra rutina a un ritmo desorbitado, debido al éxito y la eficacia que tiene en nuestra piel, y no es para menos.

Vamos a descubrir (si aún no lo sabes) en qué consiste, para qué sirve y para qué tipo de piel es idónea.

No sólo es aconsejable para las personas que quieren hacer la rutina completa, lo mejor de todo es que puedes adaptar el paso que más te convenga a tu rutina habitual.

 

En qué consite la doble limpieza coreana:

La doble limpieza coreana es la técnica que utilizan las coreanas para limpiar la piel. Consiste en utilizar dos limpiadores diferentes para ayudar a limpiar la piel profundamente, siendo un método muy efectivo para este fin.

El primer producto limpiador ha de ser con base en aceite y el segundo con base acuosa.

Como limpiadores con base en aceite podemos encontrar aceites, bálsamos y mantecas y como base acuosa, limpiadores jabonosos en gel, foam o pastilla.

 

Limpiadores con base en aceite:

Su cometido es eliminar profundamente todo rastro de grasa, suciedad y maquillaje del rostro. Al ser un producto aceitoso, elimina eficazmente el maquillaje, incluso el resistente al agua, con un impacto mínimo en nuestra piel, especialmente en los ojos o labios, ya que no hay que frotar, con un ligero masaje, se desintegra absolutamente todo.

La manera de aplicarlo es sobre el rostro seco masajeamos una cantidad suficiente de producto y lo emulsionamos con agua para volver a masajear. por último aclaramos.

 

 Limpiadores con base acuosa:

Con este producto, específico según tu tipo de piel, procederemos como lo hacemos de forma habitual, con ello arrastramos el aceite del primer limpiador y cualquier resto de suciedad que nos pueda quedar en el rostro. Tomaremos la dosis adeacuada de producto para crear una espuma en el rostro y masajear. Por último, aclaramos.

 

Para qué sirve la doble limpieza coreana:

Que sirve para desmaquillar y limpiar, lo tenemos claro. Pero además, esta práctica nos ayuda a limpiar profundamente la piel, en especial  los poros, ya que los limpiadores con base en aceite penetran más profundamente en ellos, impidiendo así que se depositen los restos de maquillaje, crema solar, sudor o/y polución.

Esta limpieza más profunda, es primordial para la correcta efectividad de los productos que aplicaremos despúes, ya que la piel los absorverá de una forma más eficiente.

 

 

Para qué tipo de piel es adecuada la doble limpieza coreana:

Aunque te parezca increíble, para todas. Y sé que los que tengáis la piel grasa o mixta os estaréis echando las manos a la cabeza, pero es cierto. Un aceite limpiador te ayuda a eliminar el exceso de sebo, increíble pero cierto, además en el segundo paso, podéis decantaros por un producto específico para vuestro tipo de piel, os aseguro que el aceite se desintegra y no sientes la piel para nada grasa.

El hecho de que no haya que frotar gracias a su base oleosa, hace que sea ideal para las pieles sensibles, ya que no produce irritación por la “fricción” que podemos hacer con un disco desmaquillante, por ejemplo. No obstante, se pueden encontrar limpiadores con base en aceite con diferentes ingredientes que se adapten mejor a tus necesidades, en especial en pieles sensibles.

 

Ventajas de la doble limpieza coreana:

La principal ventaja de esta técnica, es el respeto y la suavidad con la que se produce esta práctica en nuestra piel.

Otro punto a tener cuenta, es que ya, en este paso, estamos matando 3 pájaros de un tiro, la piel queda limpia, suave e hidratada, pero no grasa.

También hay que destacar el ahorro importante en productos desmaquillantes, como bifásicos, aguas micelares e incluso discos de algodón.

 

La pregunta del millón: ¿Debo usar sólo productos coreanos en esta rutina?

No. Con esta rutina puedes elegir cualquier producto que se adapte mejor a tu tipo de piel, aunque no sea coreano. De hecho si ya tienes un limpiador que te funciona de maravilla o tiene una composición excelente, ¿por qué cambiarlo?

La única premisa es que el primer limpiador sea de base oleosa y el segundo acuosa.

Nuestro consejo: Puede parecer un paso largo y laborioso y dar pereza, pero es bastante rápido y cuando lo pruebas, ya no vuelves atrás. 

Quizá pienses que es añadir pasos a tu rutina habitual, pero en realidad estás sustituyendo el desmaquillaje (por medio de bifásicos o/y aguas micelares) por el limpiador con base en aceite.

Con la rutina diaria, te darás cuenta que es muy rápido, cómodo y tremendamente eficaz. 

Los productos mencionados en este blog son recomendaciones o ejemplos de los textos incluidos. Son meramente informativos y no sustituyen en ningún caso consultas profesionales. La información aquí expresada es el resultado del estudio, búsqueda y resumen de información de webs, blogs y canales variados con carácter informativo.

 

Algunos enlaces aquí detallados están vinculados a cuentas de afiliado.

 

* ¿Qué significa “afiliado”?: El producto a ti te cuesta lo mismo y a mi me dan una pequeña comisión por venta. Si utilizas mis enlaces afiliados, 🤗MIL GRACIAS🤗 por ayudarme a seguir creando contenido.

Deja una respuesta